ESCÁNDALO EN BOHEMIA — 01

SI LO VAS A LEER DESDE ALGUNO DE ESTOS APARATOS, PULSA ESTE FICHERO "epub"

SI DESEAS DESCARGAR EL LIBRO PARA VERLO DESDE CUALQUIERA DE LAS SIGUIENTES MANERAS:

— UN TELÉFONO MÓVIL Y LEERLO CON UN PROGRAMA QUE YA LLEVA INCORPORADO TU "SMARTPHONE", COMO "iBOOK" en APPLE, "PLAYLIBROS" en Android, etc

— UN TABLET (FUNCIONA CON TODOS LOS MODELOS Y MARCAS)

— UN ORDENADOR (CUALQUIER MODELO, WINDOWS, APPLE, ETC) Y LEERLO CON UN PROGRAMA DE LECTURA DE FICHEROS "epub" COMO  EL PROGRAMA GRATUITO "CALIBRE".

— UN LECTOR DE "eREADER" 

PULSA SOBRE EL ENLACE DE ABAJO PARA DESCARGAR "ESCÁNDALO EN BOHEMIA"

PUEDES TAMBIÉN LEERLO EN ESTA WEB, DESDE AQUÍ MISMO, ABRE ESTE FICHERO "PDF"

A CONTINUACIÓN TIENES UN FICHERO PDF, PULSA SOBRE EL NOMBRE Y SE TE ABRIRÁ Y PODRÁS LEER EL RELATO.

SI LO DESEAS TAMBIÉN LO PUEDES DESCARGAR  

ESCÁNDALO EN BOHEMIA de Sherlock Holmes, escrito por Arthur Conan Doyle

Escándalo en Bohemia es el primero de los 56 relatos cortos sobre Sherlock Holmes escrito por Arthur Conan Doyle y la primera historia de Sherlock Holmes ilustrada por Sidney Paget. Fue publicado originalmente en The Strand Magazine y posteriormente recogido en la colección Las aventuras de Sherlock Holmes.

 

ESCÁNDALO EN BOHEMIA

Capítulo I

... ELLA ES SIEMPRE, para Sherlock Holmes, la mujer. Rara vez le he oído hablar de ella aplicándole otro nombre. A los ojos de Sherlock Holmes, eclipsa y sobrepasa a todo su sexo. No es que haya sentido por Irene Adler nada que se parezca al amor.

Su inteligencia fría, llena de precisión, pero admirablemente equilibrada, era en extremo opuesta a cualquier clase de emociones. Yo le considero como la máquina de razonar y de observar más perfecta que ha conocido el mundo; pero como enamorado, no habría sabido estar en su papel. Si alguna vez hablaba de los sentimientos más tiernos, lo hacía con mofa y sarcasmo. Admirables como tema para el observador, excelentes para descorrer el velo de los móviles y de los actos de las personas. Pero el hombre entrenado en el razonar que admitiese intrusiones semejantes en su temperamento delicado y finamente ajustado, daría con ello entrada a un factor perturbador, capaz de arrojar la duda sobre todos los resultados de su actividad mental. Ni el echar arenilla en un instrumento de gran sensibilidad, ni una hendidura en uno de sus cristales de gran aumento, serían más perturbadores que una emoción fuerte en un temperamento como el suyo. Pero con todo eso, no existía para él más que una sola mujer, y ésta era la que se llamó Irene Adler, de memoria sospechosa y discutible.

Era poco lo que yo había sabido de Holmes en los últimos tiempos. Mi matrimonio nos había apartado al uno del otro. Mi completa felicidad y los diversos intereses que, centrados en el hogar, rodean al hombre que se ve por vez primera con casa propia, bastaban para absorber mi atención; Holmes, por su parte, dotado de alma bohemia, sentía aversión a todas las formas de la vida de sociedad, y permanecía en sus habitaciones de Baker Street, enterrado entre sus libracos, alternando las semanas entre la cocaína y la ambición, entre los adormilamientos de la droga y la impetuosa energía de su propia y ardiente naturaleza. Continuaba con su profunda afición al estudio de los hechos criminales, y dedicaba sus inmensas facultades y extraordinarias dotes de observación a seguir determinadas pistas y aclarar los hechos misteriosos que la Policía oficial había puesto de lado por considerarlos insolubles. Habían llegado hasta mí, de cuando en cuando, ciertos vagos rumores acerca de sus actividades: que lo habían llamado a Odesa cuando el asesinato de Trepoff; que había puesto en claro la extraña tragedia de los hermanos Atkinson en Trincomalee, y, por último, de cierto cometido que había desempeñado de manera tan delicada y con tanto éxito por encargo de la familia reinante de Holanda. Sin embargo, fuera de estas señales de su actividad, que yo me limité a compartir con todos los lectores de la Prensa diaria, era muy poco lo que había sabido de mi antiguo amigo y compañero.

Regresaba yo cierta noche, la del 20 de marzo de 1888, de una visita a un enfermo (porque había vuelto a consagrarme al ejercicio de la medicina civil) y tuve que pasar por Baker Street Al cruzar por delante de la puerta que tan gratos recuerdos tenía para mí, y que por fuerza tenía que asociarse siempre en mi mente con mi noviazgo y con los tétricos episodios del Estudio en escarlata, me asaltó un vivo deseo de volver a charlar con Holmes y de saber en qué estaba empleando sus extraordinarias facultades. Vi sus habitaciones brillantemente iluminadas y, cuando alcé la vista hacia ellas, llegué incluso a distinguir su figura, alta y enjuta, al proyectarse por dos veces su negra silueta sobre la cortina. Sherlock Holmes se paseaba por la habitación a paso vivo con impaciencia, la cabeza caída sobre el pecho las manos entrelazadas por detrás de la espalda. Para mí, que conocía todos sus humores y hábitos, su actitud y sus maneras tenían cada cual un significado propio. Otra vez estaba dedicado al trabajo. Había salido de las ensoñaciones provocadas por la droga, y estaba lanzado por el husmillo fresco de algún problema nuevo Tiré de la campanilla de llamada, y me hicieron subir a la habitación que había sido parcialmente mía.

Sus maneras no eran efusivas. Rara vez lo eran pero, según yo creo, se alegró de verme. Sin hablar apenas, pero con mirada cariñosa, me señaló con un vaivén de la mano un sillón, me echó su caja de cigarros, me indicó una garrafa de licor y un recipiente de agua de seltz que había en un rincón. Luego se colocó en pie delante del fuego, y me paso revista con su característica manera introspectiva.

PUEDES CONTINUAR LA LECTURA DE ESTE APASIONANTE RELATO, ELIGIENDO ALGUNA DE LAS MANERAS DE LEERLO QUE TE OFRECEMOS AL PRINCIPIO.