J. M. Le Prince de Beaumont

Obras más importantes (Pulsa sobre el título en azul, y accedes)

1748: El Triunfo de la verdad o Memorias de madame de La Villette (Novela)

1757: El almacén de los niños (Cuentos) - Contiene:

Aurore y Aimée

Cuento de los tres deseos

El príncipe Fatal y el príncipe Fortuné

1760: El almacén de las señoritas adolescentes (Cuentos)

1768: El almacén de los pobres (Cuentos)

1770: La Bella y la Bestia (Cuento Añadido en "El almacén de los niños")

"La Bella y La Bestia" Variantes de la Versión de Beaumont

ATENCIÓN: NO SE CONSEJA ESTA LECTURA, SI ANTES NO HAS LEIDO EL CUENTO  

Esta es la historia de un rico mercader viudo que tenía tres hijas. Dos de ellas eran presuntuosas y vanidosas, y la menor, a la que por su belleza llamaron Bella, era, sin embargo, humilde y bondadosa. Todas tenían siempre pretendientes dispuestos a casarse con ellas. Pero mientras las dos hermanas mayores rechazaban despectivamente a todos los candidatos, ya que ansiaban casarse con un noble, Bella los recibía y conversaba con ellos, aunque los rechazara cortésmente. Un golpe de mala fortuna hizo que el mercader perdiera todas sus riquezas, por lo que todos los pretendientes desaparecieron, ya que el dinero era el único motivo para casarse con semejantes mujeres. Bella, sin embargo, siguió recibiendo proposiciones, pero las siguió rechazando. Cierto día, llegó la noticia de que uno de los barcos del mercader había llegado a puerto con mercancías. Sus dos hijas mayores le pidieron que les trajera joyas y vestidos, pero Bella le dijo que solo con una rosa ya la haría feliz.

Regresando del puerto, el mercader se acuerda del pedido de su hija menor, por lo que decide ir a un lúgubre castillo que se hallaba algo cerca. Justo después de coger una rosa del bello y oscuro jardín, una horrenda bestia lo sorprende y lo encierra en su castillo.

El mercader suplica por poder ver a sus hijas una última vez, a lo que la bestia responde que puede marcharse para verlas una vez más, pero a cambio, tendrá que traer a una de ellas para que ocupe su lugar. El mercader vuelve a su hogar y le explica lo acontecido a sus hijas, tras lo cual Bella se ofrece para ocupar el lugar de su padre, para regocijo de sus hermanas y desesperación de su anciano progenitor. Bella le recuerda a su padre que las promesas se dan para cumplirse, y que si ella no hubiera pedido una rosa, nada habría sucedido.

Sin embargo, una vez allí, la Bestia le concedió la libertad a su padre ordenándole no volver jamás. Y gentilmente, llevó a Bella a unos ricos aposentos, para que viviera toda su vida en el castillo. Al cabo de un tiempo, la Bestia pidió a Bella que se casara con ella, pero Bella le respondió que solamente le concedería su amistad. Pasaron tres meses agradables en el castillo, donde la Bestia llenaba de atenciones a Bella, y ella le correspondía con gestos de amistad. Cierto día, Bella vio en su espejo mágico que su anciano padre estaba muy enfermo, y rogó a la Bestia que le permitiera verlo una última vez, a lo cual la Bestia se negó rotundamente. Pero poco después aceptó, con la condición de que Bella volviera en una semana. Ella le prometió agradecida y partió hacia su hogar. Una vez allí, sus hermanas, tristemente casadas con personas de bajo nivel, inventaron una trampa para que Bella estuviera en su casa más de siete días. Al darse cuenta de que había roto su promesa, la muchacha partió hacia el castillo y encuentra a la Bestia arrodillado, agonizando, por la tristeza que le había causado la traición de Bella. Ella se arrodilla ante la bestia, que exhala ya sus últimas horas de su vida y, entre lágrimas, le suplica que no muera, ya que lo ama y quiere ser su esposa. Al escuchar estas palabras, la Bestia se transforma mágicamente en un bello príncipe, que a causa de la maldición de una bruja, había sido tranformado en Bestia para que ninguna mujer quisiera casarse con él.

La Bella y el príncipe se casaron y vivieron felices en el castillo, junto a su padre, mientras que las hermanas fueron transformadas en estatuas, pero sin perder la consciencia, para que fueran testigos de la felicidad de su hermana.

Jeanne Marie Leprince de Beaumont, Francia (1711—1780)

Jeanne Marie Leprince de Beaumont (Ruan, 26 de abril de 1711 - Chavanod, 8 de septiembre de 1780) fue una escritora francesa, famosa por ser autora de la versión más difundida del cuento de La Bella y la Bestia.

Hija de Jean-Baptiste Le Prince y de Marie-Barbe Plantart. Trabajó como institutriz en la corte de Lorena, donde desempeñó funciones de dama de compañía y de profesora de música, hasta que se casó con M. Beaumont. Comenzó a escribir desde muy joven, tras separarse de su marido (su matrimonio con Beaumont sería anulado), viajó a Londres donde fundó un periódico para jóvenes, donde se trataban temas literarios y científicos, y una escuela para niños. Escribió más de setenta libros: el primero fue una novela, El triunfo de la verdad (publicada en 1748), aunque se hizo célebre principalmente por sus libros de cuentos.

En uno de ellos, El almacén de los niños (publicado en 1757), en una edición posterior incluyó el cuento que le haría famosa a nivel mundial, su versión de La Bella y la Bestia.

Se casó de nuevo y tuvo seis hijos. Regresó a Francia en 1776, concretamente a Saboya, donde pasó los últimos años de su vida, siendo "La Bella y La Bestia" su último cuento.

La escritora murió de cáncer de mama.