LA LIGA DE LOS PELIRROJOS — 02

SI LO VAS A LEER DESDE ALGUNO DE ESTOS APARATOS, PULSA ESTE FICHERO "epub"

SI DESEAS DESCARGAR EL LIBRO PARA VERLO DESDE CUALQUIERA DE LAS SIGUIENTES MANERAS:

— UN TELÉFONO MÓVIL Y LEERLO CON UN PROGRAMA QUE YA LLEVA INCORPORADO TU "SMARTPHONE", COMO "iBOOK" en APPLE, "PLAYLIBROS" en Android, etc

— UN TABLET (FUNCIONA CON TODOS LOS MODELOS Y MARCAS)

— UN ORDENADOR (CUALQUIER MODELO, WINDOWS, APPLE, ETC) Y LEERLO CON UN PROGRAMA DE LECTURA DE FICHEROS "epub" COMO  EL PROGRAMA GRATUITO "CALIBRE".

— UN LECTOR DE "eREADER" 

PULSA SOBRE EL ENLACE DE ABAJO PARA DESCARGAR "LA LIGA DE LOS PELIRROJOS"

PUEDES TAMBIÉN LEERLO EN ESTA WEB, DESDE AQUÍ MISMO, ABRE ESTE FICHERO "PDF"

A CONTINUACIÓN TIENES UN FICHERO PDF, PULSA SOBRE EL NOMBRE Y SE TE ABRIRÁ Y PODRÁS LEER EL RELATO.

SI LO DESEAS TAMBIÉN LO PUEDES DESCARGAR  

LA LIGA DE LOS PELIRROJOS de Sherlock Holmes, escrito por Arthur Conan Doyle

La liga de los pelirrojos es uno de los 56 relatos cortos sobre Sherlock Holmes escrito por Arthur Conan Doyle. Fue publicado originalmente en The Strand Magazine en agosto de 1891, con ilustraciones de Sidney Paget, y posteriormente recogido en la colección Las aventuras de Sherlock Holmes.

Conan Doyle clasificó "La liga de los pelirrojos" segundo en su lista de sus doce historias favoritas Holmes.

 

... HABÍA IDO yo a visitar a mi amigo el señor Sherlock Holmes cierto día de otoño del año pasado, y me lo encontré muy enzarzado en conversación con un caballero anciano muy voluminoso, de cara rubicunda y cabellera de un subido color rojo. Iba yo a retirarme, disculpándome por mi entremetimiento, pero Holmes me hizo entrar bruscamente de un tirón, y cerró la puerta a mis espaldas.

—Mi querido Watson, no podía usted venir en mejor momento —me dijo con expresión cordial.

—Creí que estaba usted ocupado.

—Lo estoy, y muchísimo.

—Entonces puedo esperar en la habitación de al lado.

—De ninguna manera. Señor Wilson, este caballero ha sido compañero y colaborador mío en muchos de los casos que mayor éxito tuvieron, y no me cabe la menor duda de que también en el de usted me será de la mayor utilidad.

El voluminoso caballero hizo mención de ponerse en pie y me saludó con una inclinación de cabeza, que acompañó de una rápida mirada interrogadora de sus ojillos, medio hundidos en círculos de grasa.

—Tome asiento en el canapé —dijo Holmes, dejándose caer otra vez en su sillón, y juntando las yemas de los dedos, como era costumbre suya cuando se hallaba de humor reflexivo—. De sobra sé, mi querido Watson, que usted participa de mi afición a todo lo que es raro y se sale de los convencionalismos y de la monótona rutina de la vida cotidiana. Usted ha demostrado el deleite que eso le produce, como el entusiasmo que le ha impulsado a escribir la crónica de tantas de mis aventurillas, procurando embellecerlas hasta cierto punto, si usted me permite la frase.

PUEDES CONTINUAR LA LECTURA DE ESTE APASIONANTE RELATO, ELIGIENDO ALGUNA DE LAS MANERAS DE LEERLO QUE TE OFRECEMOS AL PRINCIPIO.