LOS CARILLONES

LOS CARILLONES de Charles Dickens

Primer cuarto.

No hay muchas personas y como es deseable que un narrador y una lectura de una historia deben establecer un entendimiento mutuo tan pronto como sea posible, les ruego anotar que me limitaré esta observación, ni para los jóvenes ni para gente pequeña, sino que se extienden a todas las condiciones de la gente: pequeño y grande, joven y viejo: todavía creciendo, o crecimiento de nuevo-no hay, digo, mucha gente que cuidar a dormir en una iglesia. No me refiero a la hora del sermón en clima cálido (cuando la cosa en realidad se ha hecho, una o dos veces), pero en la noche, y solo.

 

En breve disponible la descarga del libro (ebook)

Resumen de LOS CARILLONES (The Chimes-1844) de Charles Dickens

LOS CARILLONES (The Chimes - 1844)   

Escrito mientras Dickens estaba viviendo en Génova, (Italia), confesó que echaba de menos la inspiración de las calles de Londres. 

En Los carillones, Trotty, apodo de Toby Veck, es un pobre hombre que para salir adelante entrega paquetes en cualquier punto de Londres. Toby padecerá una extraordinaria e irracional experiencia la noche del 31 diciembre a los pies del campanario de la iglesia, donde suele pasar sus jornadas a la espera de alguna entrega. Su encuentro con William Fern y con la pequeña Lilian lo inducirá a viajar al pasado, al presente y al futuro a cada nuevo toque de los carillones del campanario. Verá su presente pobreza, las expectativas que tenía para su familia cuando era joven, y la penuria en la que vive su adorada hija Meg. Verá que de las míseras condiciones de ésta y de su novio sólo se pueden esperar calamidades. Trotty verá a su pobre hija viuda y envejecida trabajando sin descanso. Decide intervenir para evitar ese matrimonio. Todo se aclara en el último cuarto de las campanadas de medianoche, cuando Trotty despierta de las pesadillas causadas por una indigestión de callos. Comprende que lo mejor que puede desear para Meg es la felicidad que tuvo él mismo con su esposa