PETER PAN EN LOS JARDINES DE K

PETER PAN EN LOS JARDINES DE KENSINGTON (1906) de J:M: Barrie

PETER PAN EN LOS JARDINES DE KENSINGTON (1906)

Tras el debut de gran éxito de la obra teatral, de Peter Pan en 1904, los editores de Barrie, Hodder and Stoughton, extrajeron los capítulos 13-18 de "El Pequeño Pájaro Blanco" publicado en 1902, (The Little White Bird) y los publicaron en 1906 bajo el título: "Peter Pan en los jardines de Kensington", con ilustraciones de Arthur Rackham. (Disponibles en esta versión que estás leyendo).

El texto de esta versión es casi idéntica a esos capítulos, con cambios menores en el texto para leer mejor, sin las historias  complementarias.

Se presenta como un libro para niños, muchos de los cuales habían experimentado las hazañas de Peter Pan en la obra de teatro de éxito.

Aunque a veces se describe como un preludio de la otra obra de Peter, ya más mayor.

Peter es un niño de siete días de edad que, "al igual que todos los niños", cree que es un ave más y tiene plena confianza en sus habilidades de vuelo, por lo que, al escuchar una discusión escapa por la ventana de su casa y vuelve a los jardines de Kensington.

A su regreso a los jardines, Peter ya no puede volar, allí conoce al cuervo Salomón, construye un barco y hace amistad con las hadas que allí habitan.

Con el tiempo, la reina Mab le concede el deseo de su corazón, y él decide volver a casa con su madre. Las hadas de mala gana deciden ayudarle a volar a casa, donde se encuentra su madre que está dormida en su antiguo dormitorio.

Pero primero decide despedirse de sus amigos. Desafortunadamente, Peter se queda demasiado tiempo en los jardines. Pasado un tiempo pide un segundo deseo a la reina Mab, que se lo concede, volver a su casa de forma permanente, pero cuando llega se lleva una gran desilusión, en su ausencia, su madre ha dado a luz a otro niño, del que está enamorada. Peter vuelve, con el corazón roto, a los jardines de Kensington.

Más tarde, Peter conoce a una niña llamada Maimie Mannering-, que se ha perdido en los jardines. Él y Maimie se convierten en amigos rápidamente, y al poco tiempo, Peter le pide que se case con él. Maimie se va a quedar con él, pero se da cuenta de que su madre debe echarla de menos, así que deja a Peter para volver a casa.

A lo largo de la novela, Peter malinterpreta las cosas simples, como los juegos infantiles. Él no sabe lo que es un cochecito de niño, confundiéndolo con un animal, y se siente extremadamente unido a la cometa perdida de un niño.

El germen de esta fantasía inolvidable se gestó en los paseos que Barrie daba por los jardines de Kensington junto con los hijos pequeños de un matrimonio amigo, a los que contaba historias de hadas. 

LIBRO DISPONIBLE EN BREVE PARA SU LECTURA O DESCARGA