Una escaramuza en los puestos